domingo, 26 de febrero de 2017

Como los ricos

En esta España o como se llame esta descojonación de país en el que vivimos, no hay monumento al sinvergüenza desconocido porque aquí los conocemos a todos. Un infeliz país donde la gente puede verse obligada a cerrar tienda o negocio por equivocarse en su gestión, pero donde ningún banco ni banquero, ni político, que llevan años equivocándose en la gestión irresponsable de un dinero que ni siquiera es suyo, pagan el precio de sus errores. Nunca. Por supuesto los salvadores morados que vinieron a salvar a España de la casta, tampoco están haciendo mucho, si exceptuamos que se aprovechan de todos los privilegios que su puesto de casta les da y otorga. 
Pues bien, esos salvadores morados, o por lo menos 2 de ellos parece ser que no viven como los ciudadanos a quién dicen defender. Resulta que Pablo Iglesias y su novia “HAN SIDO PILLADOS DE CENA EN UN RESTAURANTE DE LUJO, EL CUAL CUESTA 160€ POR PERSONA”. Hombre, ayudar o dar ejemplo a los ciudadanos dan poco, porque si de verdad lo hicieran irían al McDonald como todo hijo de vecino. Si hicieran eso, a lo mejor estarían mejor visto, pero porque no lo hacen y encima tampoco se esconden, pues no les tengo ningún aprecio. Estos personajes han hecho de la lucha contra la casta su principal bandera. Son la representación del pueblo, el espíritu encarnado del 15M. Gente normal, que llega para acabar con los privilegios de la putrefacta y corrompida clase política nacional. Pero no hay sopa Hispana sin pelo dentro y cuando nadie los ve, lejos de la luz y taquígrafos, empiezan a tener algunos tics de la vieja escuela. Sueldos astronómicos, prebendas millonarias, o cenas en restaurantes de lujo al alcance de muy pocos bolsillos. Donde nunca encontrarás a un parado o a un padre de familia que no llega a fin de mes. 
Por eso Pablo Iglesias y su pareja, Irene Montero, disfrutaron de una distinguida cena a la luz de la luna en el exclusivo restaurante Ola del Mar, frente al Club Náutico de Portixol, en la bahía de Palma de Mallorca. Un paraje de referencia gastronómico donde disfrutaron de una deliciosa caldereta de langosta a 160€ por persona. Pudieron degustar platos típicos como los calamares de potera con sobrasada o el carpaccio de gamba roja. Es un enclave frecuentado, entre otros, por la Familia Real, a la que tanto detestan pero toman como ejemplo a la hora de yantar. 
Pasada la media noche, Pablo Iglesias y sus 17 acompañantes abandonaron muy satisfechos el lugar, dejando una cuenta de 2.880€ en las arcas del restaurante. Más o menos, lo que se gasta una familia completa de clase media en comer... durante medio año. Estos son los que sí nos representan o los que nos quieren representar. Menos mal que se iban a quitar privilegios, menos mal que son políticos de la calle luchando por los derechos de los ciudadanos, menos mal. Pero claro eso es cuando tienen medios de comunicación delante, luego a las espaldas son iguales que el resto. Es la triste historia de España. Vaya tela. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo.

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share