miércoles, 22 de marzo de 2017

La otra casta

Juro a ustedes por el cetro del dios Pichimichi que lo que voy a contar es cierto. Aunque comprendería que dudasen, porque en un país normal, algo así sería imposible. Pero recuerden que éste no es un país normal, sino España, un lugar donde todo disparate, por gordo que sea, tiene su asiento, y donde por poner un ejemplo clásico, una ardilla podría cruzar la Península saltando de vividor en vividor sin tocar el suelo.
Pues bien, como ustedes saben y si no se lo recuerdo yo, voy como cada mañana a desayunar al bar de mi amigo Pacorro. Se lo pueden tomar como una chulería por mi parte como otra cualquiera. El colega, que es así, compra los periódicos para que sus parroquianos o los que no lo son, se culturicen leyendo un rato aunque sea un periódico. Cabe recordar, que en este país de pandereta abrir un periódico es echar la pota, pero bueno eso es el daño colateral por leer.
Pues bien, yo creía que la casta eran sólo los políticos, pero no hay otro tipo de casta, aunque parezca mentira. Y encima, son currelas. Pero ojo, no unos currelas cualquiera, sino unos privilegiados. Les explico.
Leí en un titular una noticia que me dejó patidefuá pese al escaso margen de sorpresa que a uno le deja ser súbdito español, esta noticia: “LA CASTA DE LOS ESTIBADORES: SUELDO DE 70.000€ ANUALES, PUESTOS HEREDITARIOS Y JORNADAS REDUCIDAS”. Como pueden observar ustedes, un trabajo nada desdeñable por su sueldo y sus condiciones.
Y para muestra un pequeño botón. Ojo al dato. Los estibadores son los profesionales que gozan de mayores privilegios en el mercado laboral español. Su propia estructura de funcionamiento está blindada ante la entrada de nuevos competidores conformando una casta que durante años ha logrado abstraerse de las reformas liberalizadoras, logrando unas condiciones de trabajo completamente desorbitadas. Un sueldo medio que ronda los 70.000€ al año, contrataciones a dedo por nepotismo y jornadas laborales en los que sólo se trabaja un 75% de lo estipulado, son algunos de los privilegios de los estibadores españoles. Claro, si yo fuera estibador también lucharía para que no me quitaran estos privilegios.
Aparte de todo esto, el gobierno les ha ofrecido a estos chicos en las negociaciones jubilarse a los 50 años y cobrar 3.000€ de pensión, y encima los chicos se niegan a eso también. ¿Por qué a los demás currelas no se nos ofrecen ese par de condiciones para jubilarnos?.
Está visto que hay castas y castas hasta en los trabajadores. Al final la cosa va a quedar en lo de siempre, que los españoles vamos a pagar las multas de la UE, que España va a perder ingresos por estos tipos y su lucha sindical sin razón y que al final va a ser lo que el gobierno acuerde. Prepárense para días de barricadas, luchas sindicales sin cuartel y la imagen de España otra vez por los suelos gracias a los 6.000 estibadores y a su empeño de no perder privilegios, porque a fin de cuentas es por eso por lo que luchan, no por mejoras laborales como el resto. Vivir para ver. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share