domingo, 22 de marzo de 2015

Hay que ser golfo

“QUIERO RECUPERAR EL DINERO QUE HE DEVUELTO DE LA TARJETA”. Además, el tiparraco este dice que no se arrepiente del uso de su tarjeta black. Esta barbaridad, la ha dicho ante el juez Andreu el sinvergüenza este conocido como Matís Amat, que es exdirector general de Caja Madrid y exnúmero dos de Blesa. Este golfo, porque no se le puede llamar de otra manera, ha declarado ante el juez Andreu que espera recuperar los 430.000€ que se gastó con su 'black' y que ha consignado. ¿Qué es eso de consignar?. 
Este pajarraco, conocido con el nombre de Matías Amat como le he comentado antes, se gastó 429.272€ con su 'tarjeta black', sobre todo en ropa y viajes, y la semana pasada aseguraó que ha consignado toda la cantidad en el juzgado (inicialmente sólo había devuelto la parte correspondiente a Bankia). Ahora bien, ha asegurado ante el juez Fernando Andreu de la Audiencia Nacional que espera que le devuelvan esa cifra porque "no he hecho nada malo". Amat, que no ha mostrado ningún signo de arrepentimiento, asegura que ha consignado ese dinero "de forma temporal" en tanto se resuelve la situación, ya que confía en que el tribunal le dé la razón. O sea, es decir, ¿que gasta un dinero que no es suyo de forma ilegal y encima dice que le devuelvan la pasta?. Es lo que me quedaba por ver en este asunto de las tarjetas black. 
Este golfo que tiene la cara más dura que el diamante, ocupó diversos cargos con Blesa, hasta llegar a la dirección general. Era la persona que manejaba de facto la entidad junto a Ildefonso Sánchez-Barcoj. Ambos sobrevivieron a la llegada de Rodrigo Rato a la presidencia y tras la fusión que dio lugar a Bankia, Amat fue nombrado director general de participadas. Este directivo y también consejero ejecutivo fue la persona que hizo el mayor gasto individual de todos los imputados por las tarjetas black, 15.000€ en arte sacro, (joder pues para ser tan religioso se paso por el forro el mandamiento ese que dice NO ROBARÁS) aparte de sacar 83.450€ en efectivo y numerosas compras en tiendas de moda de lujo y caros viajes. Y aún así, le sigue pidiendo al juez Andreu que le devuelvan la cantidad gastada con la tarjeta porque él no ha hecho nada malo. Vaya tela, blogueros, vaya tela. Ahora van y lo cascan. 
Pero en Bankia, y según pude entender, los directivos que han declararon la semana pasada se dividen en dos grupos: los que utilizaron su tarjeta para pagos moderados, que han asegurado que eran gastos de representación, y los que pagaron grandes cantidades, que han sostenido que eran tarjetas de libre disposición parte de su remuneración y que estaban declaradas a Hacienda, versión que coincide con la de los consejeros que han declarado en los últimos días. Menudo lío y menudo jaleo. Yo lo único que sé que casi todos son unos golfos y unos sinvergüenzas, empezando por Blesa y terminando por el ultimo consejero que uso esas tarjetas. Es lo único que sé y lo demás son cuentos chinos. Es lo que hay. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share