miércoles, 11 de octubre de 2017

Somos extranjeros

Juro a ustedes por el cetro del dios Pichimichi que lo que voy a contar es cierto. Aunque comprendería que dudasen, porque en un país normal, algo así sería imposible. Pero recuerden que éste no es un país normal, sino España, un lugar donde todo disparate, por gordo que sea, tiene su asiento, y donde por poner un ejemplo clásico, una ardilla podría cruzar la Península saltando de gilipollas en gilipollas sin tocar el suelo. 
Pero les cuento. Resulta que hay mucho musulmán, como ustedes saben de sobra. También saben, que esta gente no se adapta al lugar donde vive, sino que tenemos que ser nosotros los que nos adaptemos a ellos por el miedo que se le tiene a que nos pongan un pepinazo en cualquier lugar de España mientras paseamos con nuestra familia y amigos. Pues bien, en un lugar de Barcelona y más concretamente en un colegio de Mataró, este miedo a llegado a tal extremo, que han tenido que cambiar el menú del cole para adaptarlo y no ofender a los niños musulmanes, que por cierto son minoría. 
Este colegio público es el Rocafonda, el cual ha introducido la carne halal en su nuevo menú. El centro ha explicado en una nota, que a partir de ahora, toda la carne será halal y cuando haya cerdo se sustituirá por esta carne en concreto, y todo para que los niños musulmanes no se sientan discriminados y ya de paso que se fastidien todos los demás niños. Como se puede observar todo muy buenista y profundamente democrático. 
Esta decisión tomada unilateralmente por el colegio, y como era de esperar, ha corrido como la pólvora y ha levantado las iras de los padres de los alumnos nacionales. Por otra parte, y sólo hace falta navegar un poco por internet, los menús especiales sólo deberían hacerse por temas de salud y NUNCA por temas religiosos, como es el caso. La solución para estos musulmanes, es que el colegio les permita traerse de casa unos tapes con su comida preferida. 
Somos extranjeros en nuestro propio país, y empezando con soluciones de este tipo es donde se ve como la caquita les asoma a algunos por el culito para así evitarse problemas más gordos. Pero el problema, es que esos niños musulmanes se acostumbraran a tener y a hacer los que les salga de la entrepierna escudándose en la discriminación, y como siempre nos joderán (no todos, pero algunos sí como hemos visto tristemente) con sus leyes musulmanas estúpidas y retrógradas. Estas cosas son el principio de otras que llevaran a otras peores. Sino tiempo al tiempo. 
Creía que lo había visto todo, pero no, aún tengo cosas por ver a las cuales más sorprendentes. Es lo que hay Maikel Naig, y esto es la semilla de lo que nos vendrá en el nombre de la discriminación. Mientras nuestras autoridades sólo saben hacer una descomunal bajada de pantalones ante estos problemas que no saben o no quieren solucionar. Porca miseria. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo.

Compártelo:

Bookmark and Share

1 comentario:

  1. Esto es una invasión y conquista silenciosa, sin disparar un solo tiro. Y nuestros gobernantes no tienen cojones a hacer nada por el que dirán y no vaya a ser que le muevan el sillón. Así nos va que hasta se permite que unos perroflautas se vague en nuestra constitución con toda impunidad.

    ResponderEliminar

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share