domingo, 22 de mayo de 2011

¿Qué hubiese pasado en España?

La noticia ha caído como una bomba y ha hecho estremecerse los cimientos de la institución que dirigía. La policía lo detuvo 10’ antes de que saliera el avión que lo iba a llevar a París para entrevistarse con la Canciller Merkel. Es detenido y acusado de intento de violación y retención ilegal de una camarera de hotel, el mismo en donde se hospedaba y en donde la habitación cuesta 3.000€ la noche (total ná lo del chico, teniendo en cuenta como está el panorama económico). Les hablo del director del FMI el señor Strauss.
La camarera del hotel entró en la habitación en donde se hospedaba tan ilustre personaje creyendo que estaba vacía, pero la sorpresa fue que salió del baño desnudo y se abalanzó sobre ella intentando violarla. Claro está, ésta es la versión de la chica. Ahora tendremos que oír la del dirigente, pero por mucho que diga su carrera se ha hundido en la miseria. Al poco tiempo salieron cosas sobre el hombre, como por ejemplo que era adicto al sexo, y por supuesto que ha sido un montaje por parte de la oposición de su país para hundir su carrera política, y así no poder presentarse a las próximas elecciones francesas por el partido socialista. Lo único importante es la actuación de la policía y de la justicia de los EEUU.
Imagínense por un momento que esto sucede en España. Lo primero que la policía jamás haría eso, por la sencilla razón de que no pueden porque ese político tendría inmunidad por ser el director del FMI. Lo segundo es que si la policía actúa así, tiene que ser mediante una orden judicial, y eso amigos míos es harina de otro costal, por la sencilla razón de que ningún juez firmaría nada para detener a persona tan ilustre. Lo tercero, es que en la remota posibilidad de que los dos puntos anteriores se dieran, nuestros políticos entrarían en el absurdo de las discusiones acusándose unos a otros que si la detención es legal o no, y si se ha vulnerado los derechos humanos de tan ilustre personaje. Lo cuarto es que empezaría un juego conocido entre el mundo judicial conocido como “Cómete tú el marrón”, que no es otra cosa que el salto de un juzgado a otro de la denuncia de este ilustre personaje, por la sencilla razón de que ningún juez en su sano juicio quiere hundir su carrera judicial por un caso que se convertiría en político según avanzará la instrucción. Lo quinto, es que si pasara todo esto en España seríamos el hazmerreir del mundo una vez más, ya que se demostraría los incapaces que somos en algunos temas delicados, como por ejemplo la detención de este presunto e ilustre acosador.
Por eso, la suerte que hemos tenido los españoles es que esto no pasara en España y así por lo menos ver como en otros países medianamente serios, se aplican las leyes sean quién sean el que se las salte. Y no como aquí, que dependiendo quién sea el acusado o el presunto delincuente, se le aplicará la ley de un manera o de otra, y por supuesto también dependiendo de si ese presunto delincuente es más político o menos político, que son en nuestro país un baremo que se tiene muy en cuenta a la hora de aplicar las leyes españolas. Pero de buena nos hemos librado y es mejor ver la corrida desde la barrera, como es el caso y disfrutar con una justicia que es la envidia en muchos aspectos, por lo menos de ser ciega cuando se requiere que lo sea. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo.

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share