domingo, 4 de marzo de 2018

Una tras otra

Irene Montero, esta portavoza del partido político Podemos, no para de sorprender al personal con sus tonterías feministas. Esta chavala se cree que ser feminista es pegarle al diccionario esas patadas que ella le da, o es lo que ella dice, pero se equivoca de extremo a extremo. Ser feminista, por suerte, son muchas más cosas, y esas cosas las han hecho mujeres mucho antes de que ella naciera, para que cuando esta criatura vino al mundo, encontrarse con lo que ella es ahora, una mujer libre y con muchos derechos. 
Pero en fin. La última gilipollez de esta portavoza ha sido agitar la huelga del próximo 8 de marzo, con esta declaración: “LAS MUJERES NO TIENEN TIEMPO PARA DUCHARSE NI PARA LEER”. Pero yo creo, bajo mi humilde opinión, que esto sólo lo harán sus amigas y ella, porque las demás mujeres siempre encuentran un momento para esas cosas. Creo también que ni las venezolanas, a la que ella y sus colegas y colegos admiran tanto, que pasan roncha para conseguir jabón, desodorante y champo, salen a la calle en tan malas condiciones. Ahora esta portavoza lo llama falta de tiempo, y hasta hace un rato pensaba yo que era falta de higiene. Vivir para ver. 
Pero pienso realmente que lo de no ducharse debe de ser entre las mujeres de su partido, porque yo veo a mi mujer y supongo que casi todas las españolas que tienen miles de cosas que hacer todos los días, según esta portavoza, nunca salen de casa sin darse una ducha y normalmente leen un ratito cada día, aunque sea el periódico mientras desayunan, o mientras se hacen la permanente en la peluquería o el peluquerío, o mientras se arreglan las uñas en la estaticen de turno o simplemente mientras disfrutan de los amigos y amigas. 
Esta portavoza, necesita ser la protagonista de todas las sopas habidas o por haber. Siempre que hay algún conflicto, o alguna cosa de este estilo, o alguna rivalidad entre los partidos políticos por estas minucias a las cuales dedican más tiempo que a solucionar los problemas de los españoles y españolas, ella, la portavoza estará ahí dando el callo como buena comunicadora que no dice nada, pero que habla hasta por los codos, y así llevarse su trocito de gloria y ya de paso, inflar a puntapiés al diccionario, que es lo único que sabe o a demostrado que sabe hacer. 
Es lo que tenemos en este país de pandereta o de pandereto, como diría la portavoza. Un país en donde te meas de risa viendo exclusivamente a políticos y políticas de esta altura intelectual, hablando delante de un micrófono. Es para pillar un camino. Muchas veces no sé si cortarme las venas o dejármelas largas. Hasta ese punto llego. La mare de deu, nano. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share