domingo, 14 de febrero de 2016

Todo queda en familia

Si ustedes tienen a alguien metido en política, pero además ese alguien tiene un puesto en cualquier ayuntamiento, están de suerte, por la sencilla razón de que serán colocados en buenos puestos de la administración o si tienen alguna empresuja de mala muerte, ésta subirá como la espuma en pocos meses. Evidentemente no todos los políticos son así, pero el 99’99% lo son. Recuerden que el 0’01% restante es el margen de error, y es en ese margen en donde están los políticos honrados que de verdad trabajan para sus ciudadanos. 
El caso que nos ocupa o que les voy a contar ahora, sucede en Andalucía, cosa rara teniendo en cuenta que esta Comunidad Autónoma es feudo del PSOE por el tema de las perras del PER, y gracias a eso los sociatas se mantienen en el poder y muchas familias pueden vivir. Pero bueno, a lo que iba. Les decía que este caso que les coy a describir ocurre en Andalucía, y más concretamente en Almería y más concretamente en el partido que ahora se está llevando toda la atención de la UDEF y todos los honores de corrupción habidos y por haber. 
No queridos blogueros, no hablo de los sociatas, hablo del PP que está otra vez hasta las trancas de mierda. Y más concretamente en la ciudad andaluza que les he comentado anteriormente. Bien, juro a ustedes por el cetro del dios Pichimichi que lo que voy a contar es cierto. Aunque comprendería que dudasen, porque en un país normal, algo así sería imposible. Pero recuerden que éste no es un país normal, sino España, un lugar donde todo disparate, por gordo que sea, tiene su asiento y donde, por poner un ejemplo clásico, una ardilla podría cruzar la Península saltando de político sinvergüenza en político sinvergüenza sin tocar el suelo. Pues ahí va la noticia: “EL LÍDER DEL PP DE ALMERÍA, DIO A SU YERNO 950.000€ EN CONTRATOS”. Pero no se vayan todavía, que aún hay más. “UNO DE ESOS CONTRATOS, ERA CONTAR PALMERAS”. ¿Contar palmeras?¿pero para eso hay contratos?¿qué singularidad especial tiene que tener la empresa subcontratada para hacer ese trabajo?¿en qué CNAE tiene que estar?¿cómo es posible que se gaste el dinero público en contar palmeras cuando eso se puede hacer cuando se pasea por el lugar en vez de contar musarañas?. 
Pero el quid de la cuestión no es ese. El quid de la cuestión es el de siempre, porque en esta deliciosa España no hay monumento al sinvergüenza desconocido porque aquí los conocemos a todos. Un infeliz país donde la gente puede verse obligada a cerrar tienda o negocio por equivocarse en su gestión, pero donde ningún banco ni banquero, ni político, ni líder sindical (no se rían por dios, en España todavía existen estos parásitos sociales aunque ustedes no los vean ni por error televisivo) que llevan años equivocándose en la gestión irresponsable de un dinero que ni siquiera es suyo, pagan el precio de sus errores. Nunca, y en este caso no es muy diferente el tema. Dinero público, hija casada con empresario acabado. El papi político que maneja un dinero que ni siquiera es suyo, adjudicaciones de contratos por la gracia del papi, y empresa del yerno que crece como la espuma y nadie se explica cómo. En definitiva, simplemente la España que tenemos y su forma de actuar y de consentir esas actuaciones. En definitiva, todo queda en familia y en casa. Vaya tela. Pues eso, que me lo expliquen. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share