miércoles, 13 de enero de 2016

Una de fontaneros

Juro a ustedes por el cetro del dios Pichimichi que lo que voy a contar es cierto. Aunque comprendería que dudasen, porque en un país normal, algo así sería imposible. Pero recuerden que éste no es un país normal, sino España, un lugar donde todo disparate, por gordo que sea, tiene su asiento, y donde, por poner un ejemplo clásico, una ardilla podría cruzar la Península saltando de golfo en golfo sin tocar el suelo. Sino atentos a lo que les cuento. 
No sé si acordarán del tal Francisco Granados, ese político que fue mano derecha de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, mientras ésta gobernaba ese lugar. Pero igual lo recuerdan con mayor nitidez, por estar encarcelado gracias a la operación Púnica, que no es otra cosa que un amaño entre este político y empresarios para que el primero cobrara comisiones por darle contratos a los segundos. Nada nuevo bajo el sol, me dirán ustedes. Pero recuerden que todo tiene pequeños matices que hacen un amaño diferente a otro, y éste amaño ideado y llevado a cabo por el tal Granados, no va a ser muy diferente. 
Como saben ustedes, y si no se lo recuerdo yo, voy cada mañana a desayunar al bar de mi amigo Pacorro. Éste compra la prensa diaria para que sus parroquianos y los que no lo son, lean un poco, aunque eso sea echar la pota en cuanto abres el periódico. Pues bien, en uno de esos me encontré con la siguiente noticia que me dejó patidefuá, pese al escaso margen de sorpresa que a uno le deja ser súbdito español. La noticia decía así: “LA GUARDIA CIVIL ENCUENTRA 1.000.000€ EN METÁLICO EN LA CASA DEL SUEGRO DE FRANCISCO GRANADOS”. Vaya con el suegro, también involucrado en estos amaños entre políticos y empresarios. Cabe la posibilidad de que el hombre no supiera nada, y máxime cuando le soltó a la Guardia Civil lo siguiente: “DIJO QUE NO SABÍA NADA DE ESE DINERO, PERO PORQUE POR SU CASA PASAN MUCHOS FONTANEROS Y PERSONAL DEL IKEA”. Hostias Pedrín. Llevo oyendo escusas de estos personajes desde que tengo uso de razón, ya que los amaños lo llevan en la sangre nuestros políticos, pero ésta última de los fontaneros y de los del IKEA no me digan que no es ingeniosa. Por lo menos la Guardia Civil se quedaría un poco descolocada al oír la escusa, pero en cuanto reacciono al trullo. 
Vamos a ver, no me es complicado entender que no sabía nada, ya que todos los políticos no saben nada cuando se les pilla mangando, robando o amañando. Lo que me es complicado de entender es que pasen tantos fontaneros y personal del IKEA por la casa del suegro y que le dejen 1.000.000€. Porque, ¿pagan los fontaneros por ir a reparar un grifo o lo que sea a esa casa?¿pero los muebles del IKEA no los monta uno en su casa sin la ayuda de nadie?¿cuántos grifos, váteres, bideles, termos, bañeras y tuberías tiene este hombre en su casa?¿cuántos muebles del IKEA tiene este hombre en su casa para que vaya tanto personal a llevárselo y a dejarle tanta pasta?. Huy, huy, huy me parece a que el pobre hombre tiene demencia senil, porque otra explicación no le veo. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share