domingo, 3 de mayo de 2015

De rositas

Como siempre pasa en España, los responsables de la debacle de las cajas de ahorros se siguen yendo de rositas o con sanciones irrisorias comparadas con el coste para el erario público que supuso mantenerlas vivas y sobre todo para que la gente no perdiera sus ahorros. 
Pues bien, lo anterior viene a colación porque leí una noticia mientras desayunaba en el bar de mi amigo Pacorro que me dejó patidefuá pese al escaso margen de sorpresa que a uno le deja ser súbdito español. La noticia decía así: “QUEBRAR UNA CAJA SALE BARATO, EN CAJASUR LOS CULPABLES PAGAN MENOS DE 50.000€”. Toma del frasco, Carrasco. 
El BOE confirmó hace unos días las sanciones a 13 consejeros de CajaSur, la antigua caja del cabildo catedralicio de Córdoba intervenida en mayo de 2010 y que tuvo que recibir 392M de € de ayudas públicas. La sanción más alta, para el ex vicepresidente ejecutivo de la entidad, se queda en 56.000€, y la más baja se reduce a 10.000€. Y eso que se trata de "infracciones muy graves". Además, estas cifras se han rebajado respecto a las que proponía inicialmente el Banco de España en 2011, y dejan fuera de momento al expresidente Santiago Gómez Sierra. El gran responsable de la gestión de la entidad en los años de la burbuja, el también sacerdote Miguel Castillejo, ni siquiera ha sido expedientado. ¿Qué les parece?¿amor a la Iglesia?¿si el Banco de España condenaba a los dos párrocos responsable de la caja Rouco Varela los castigaría con ir al infierno?¿por qué no han sido sancionados y ni siquiera juzgados, por miedo al fuego eterno por parte de los responsables de hacerlo?. Huy, huy, huy que mala pinta tiene esto. 
Si y tan mala, y como ustedes pueden leer, se van de rositas y adiós muy buenas. Los curas responsables libres como pajaritos disfrutando de la buena vida, los beneficios fiscales y tal y cual, y mientras los españoles honrados y trabajadores, pagando impuestos cada vez más altos para que esto siga pasando. IN-CRE-I-BLE. 
Les recuerdo que en esta España no hay monumento al sinvergüenza desconocido porque aquí los conocemos a todos. Un infeliz país donde la gente puede verse obligada a cerrar tienda o negocio por equivocarse en su gestión, pero donde ningún banco ni banquero, ni político, ni cura que llevan años equivocándose en la gestión irresponsable de un dinero que ni siquiera es suyo, pagan el precio de sus errores. Nunca. Y este caso que les coloco hoy en el post no es muy diferente. 
Los curas montan una caja de ahorros, estos mismos curas invierten el dinero en lugares un tanto sospechosos, esos mismos curas se van haciendo de unos ahorrillos para el futuro, viene la crisis del ladrillo y esas inversiones se pierden, el Banco de España detecta esas irregularidades, el gobierno español inyecta un montón de millones para que no se hunda Cajasur, a los responsables se les abre expediente y al final se van de rositas, y colorín colorado este cuento se ha acabado. Con Cajasur, claro, porque todavía queda el cuento de Bankia, el cuento de Caja Castilla La Mancha,  el cuento del Banco de Valencia, y así hasta el infinito y mucho más. Porque de cuentos de esta clase los españoles estamos hartos, pero no de los cuentos, sino de cómo acaban los cuentos. Hay que ver. Spain is diferent. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share