domingo, 21 de abril de 2013

Está cagao

El tipo está cagao de miedo, está al borde de un ataque de nervios ya que si sucede lo que se está oyendo tendrá que volver a hacer trabajos forzados, es decir, a trabajar como todo buen español que se precie, o mejor dicho, como todo buen español que pueda trabajar, porque conforme está el patio no es tan fácil encontrar un empleo aunque este tipo seguro que cuando deje el cargo, (si es que lo deja alguna vez) tendrá trabajo seguro en donde quiera y a elegir. Este tipo lleva chupando de la vaca casi 20 años y va a por otros 4 más. Es muy difícil volver a trabajar cuando se lleva casi dos décadas y media tocándose los huevos, comiendo en buenos restaurantes, pegándose la vida padre y cobrar casi 110.000€ al año por eso. Cada vez que este tipo piensa que a lo mejor se le acaba el chollo, se caga. Pero el chollo al que me refiero no es perder el sillón de poder en donde dirige esta especie de partido político pero que cara a la galería se presenta como sindicato (no se rían por dios, en España todavía existen estos parásito sociales aunque ustedes no los vean ni por error televisivo). El chollo al que me refiero que van a perder si se cumple lo que se rumorea y que seguramente hundirá ya del todo a este sindicato, es el chollo de las subvenciones públicas que les endosa el gobierno de turno para tenerlos callados y apartados de la vida pública, o dicho de otro modo, para que estén en sus guaridas escondidos y no molesten al ejecutivo de turno. Si queridos blogueros, es por eso por lo que está cagao el líder sindical Cándido Méndez, secretario general de la UGT, o lo que queda de ella. Me entere de esto en el bar de mi amigo Pacorro mientras desayunaba. En un periódico de tirada nacional y afines con la ideología de este sindicalista leí la noticia siguiente: “Si se acaba la subvención sindical, falta la financiación de los no afiliados. Cándido Méndez defiendo la financiación pública para los sindicatos o reclama que se busquen alternativas”. La verdad que lo flipé en colores, un líder sindical haciendo una descomunal bajada de pantalones ante el gobierno para que no le quiten su forma de ganarse el jornal. Increíble. En todos los sectores donde ha habido recortes, los empleados afectados han salido a protestar a la calle, ha hacer movilizaciones para defender sus derechos y éste sindicalista en vez de salir a la calle a protestar con más fuerza que ninguno, ya que por eso es líder sindical, se dedica a mendigarle al gobierno que no quiten las subvenciones que los mantiene a él y toda su panda vivos. Pues saben lo que les digo, que me alegraría un montón que esto sucediera, a ver si así trabajan de verdad por los derechos de los pocos trabajadores que quedan en activo y se mantienen como todos los sindicatos de los países de nuestro entorno, de las cuotas de los afiliados. Esta cara dura sólo se ve en España, un país de pandereta en dónde vividores de esta calaña se enganchan a la teta del estado y después no se les puede echar ni con aceite hirviendo. No entiendo porque hay que mantener con mis impuestos a esta panda de gandules, ya que han demostrado con creces su ineficacia para solucionar los problemas de los pocos trabajadores que quedamos en activo. Un par de huelgas generales (que por cierto no sirvieron para nada) han sido todo lo que han hecho para limpiar un poco su cara ante la opinión pública y para recordarle al gobierno que siguen ahí, con lo cual lleva implícito que no se le olvide inyectar las subvenciones correspondientes para seguir viviendo como reyes. Ya está, es lo único que han hecho desde que empezó esta crisis desgraciada y que se está llevando para adelante tantas cosas, unas muy amargas y otra muy alegres, como el fin del mantenimiento público de los sindicatos. Pero ya que el ejecutivo ha empezado a recortar por todos lados subvenciones, podía seguir también quitándoselas a los partidos políticos ya que éstos se están convirtiendo en otra lacra como los sindicatos. Eso sería lo justo. Y ya puestos a quitar, pues podían seguir por el Senado (institución inútil donde las haya), después quitar diputados que ni siquiera van a trabajar (véase la foto que les endoso al final del post)* y así podíamos seguir por subvenciones a los actores, al cine y a todo lo que sea susceptible de ser quitado y que no tienen ninguna función en especial que de beneficios a la sociedad. Es lo que pienso, y cómo lo pienso lo escribo. Es lo que hay Maikel Naig. Entonces, sindicatos ¿para qué?. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

 *PD: mira la foto AQUÍ, pero te estremecerás

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share