domingo, 26 de noviembre de 2017

La exigencia del chupóptero

Como saben ustedes voy cada día a desayunar al bar de mi amigo Pacorro. Se lo pueden tomar como una chulería por mi parte como otra cualquiera. En el bar Pacorro compra la prensa diaria para que sus parroquianos y los que no, se vayan informados o con el estómago revuelto, porque abrir un periódico en esta España de pacotilla es literalmente echar la pota. 
Pues bien, les juro a ustedes por el cetro del dios Pichimichi que lo que voy a contar es cierto. Aunque comprendería que dudasen, porque en un país normal, algo así sería imposible. Pero recuerden que éste no es un país normal, sino España, un lugar donde todo disparate, por gordo que sea, tiene su asiento, y donde por poner un ejemplo clásico, una ardilla podría cruzar la Península saltando de gilipollas en gilipollas sin tocar el suelo. También estoy al tanto de que en muchos lugares europeos por no decir mundiales, estas organizaciones viven de las cuotas de sus afiliados, cosa que en España no es así, porque si no tendrían que pedir en el metro y cantando con una guitarra. Les hablo de las organizaciones sindicales. 
Les recuerdo que éstos parásitos sociales todavía pululan por España, aunque ustedes ni nadie los vea ni por error televisivo. Pero siguen ahí, cobrando subvenciones del gobierno para poder subsistir y para poder cobrar los sueldazos que ganan sus dirigentes. 
Pues bien, como les iba diciendo, leí una noticia referida a un dirigente sindical que cobra 110.000€ por hacer no se sabe qué y que me dejó patidefuá pese al escaso margen de sorpresa que a uno le deja ser súbdito español. Espero que cuando lean esta noticia, estén ustedes sentados. Ahí va: “PEPE ÁLVAREZ, SECRETARIO GENERAL DE UGT, EXIGE QUE TODOS LOS ESPAÑOLES TENGAN QUE PAGAR UNA CUOTA A LOS SINDICATOS”. Toma del frasco, Carrasco. 
Personalmente se me vinieron a la cabeza varias preguntas obvias, las cuales les transmito a ustedes. ¿Quiere eso decir que le quitarán las subvenciones que pagamos entre todos los españoles a través de los impuestos?¿o quiere también a parte de lo que recibe del Estado, cobrarnos una cuota?¿quiere decir eso que tenemos que pagar nos gusten los sindicatos o no?¿a cuál sindicato debo de pagar esa cuota?¿serán los sindicatos los que gestionen ese dinero?¿para qué lo van a usar?¿para mejorar el sindicalismo español o para pegarse ellos la vida padre como hasta ahora?, si eso sucede, ¿renegarán de las subvenciones estatales?. Difícil lo veo que eso sea así. 
Pero leyendo el artículo en cuestión, me encontré con una frase que me hizo partirme el culo. Ésta decía así: “LOS CIUDADANOS SE TIENEN QUE DAR CUENTA DE HASTA QUÉ PUNTO LOS SINDICATOS PAGAMOS COSTES QUE DEBERÍAN IR A CARGO DEL CONJUNTO DE LA SOCIEDAD”. La respuesta es bien sencilla. Claro que nos damos cuenta de los gastos de sus mariscadas, de los gastos de sus buenos sueldos, de sus gastos en comidas y cenas en el restaurante del Ferrá Adriá y de muchos más gastos que se pueden ver si se tira de hemeroteca. Así que sólo le pido a este chupóptero que no nos tenga por tontos, y que se baje el sueldo, y que trabaje más por los derechos de los trabajadores, y que deje de recibir las subvenciones del gobierno, para así demostrarle a los trabajadores que se dejan la piel por sus derechos y cobrando por ello a los que quieran pertenecer o recibir ayuda de algún sindicato y no como hasta ahora. Si lo hacen, me afilio, mientras que no exija tanto. Entonces, ¿sindicatos para qué?. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share