miércoles, 8 de julio de 2015

Curar lo incurable

Ahora resulta que también son curanderos. Curanderos de lo que ellos consideran perjudicial para su pensamiento y su forma de entender el sexo, ya que sólo lo quieren para procrear. Y cabe recordar que estos pajarracos hacen suyo ese lema que dice HACER LO QUE YO DIGA, PERO NO HAGAIS LO QUE YO HAGA. 
Pero les explico. Como ya saben tengo un defecto bien gordo, que es LEER. Leo todo lo que cae en mis manos, y si encima lo hago por la pati, pues mejor. Como cada día voy a desayunar al bar de mi amigo Pacorro, y éste es un tío tan enrrollao que compra los periódicos para deleite de los parroquianos de toda la vida, y por supuesto para los clientes que se quieran acercar a enjuagarse como dios manda. También tiene wifi, por si alguien quiera leer en los dispositivos electrónicos. Pero este no es el problema. El tema es lo que viene en los periódicos, porque a fin de cuentas abres uno y hechas la pota de ver tanto miserable, tanto ladrón, tanto golfo y tanto político haciendo lo anterior y da igual el color político que sea. 
Pero de vez en cuando hay noticias que no están relacionadas con esta gentuza barriobajera metidos a la política. Y es así de cómo me entero de noticias como ésta y de personas que en vez de ayudar, curan algo o intentan curar algo que es incurable. Muchas veces me he preguntado cómo puede haber animales de este tipo, ya que al parecer han nacido en la época y siglo equivocados por los pensamientos y actos que acometen. Pero les coloco la noticia. Ahí va: “EL PÁRROCO DEL DULCE NOMBRE DE BELLAVISTA, OFRECE AYUDA PARA SANAR LA HOMOSEXUALIDAD”. Toma del frasco, Carrasco. Ahora también metidos a curanderos para curar como les he mencionado algo incurable. Pero bueno, allá cada cual. 
Pero el párroco de esta iglesia con nombre tan llamativo, de nombre Santiago César González, cuelga en la página web parroquial (podéis ver tan prodigiosa web si pincháis en el enlace** de más abajo) una entrada con título “SANAR LA HOMOSEXUALIDAD SÍ ES POSIBLE”, animando además a que se comparta para difundir este prodigio eclesiástico a los máximos contactos posibles. Además si pincháis en este enlace* podéis ver el anuncio que ha colocado por varios sitios. 
Yo no sé si la homosexualidad se puede sanar, pero lo que sí sé es que a tipejos como éste si se le puede empapelar por decir tanta gilipollez y por engañar a las personas por algo que no se puede curar y que él proclama a los cuatro vientos. Este pajarraco vive en otra dimensión, otro planeta en donde todas las gilipolleces que sueltan son viables y posibles gracias al montón de retrógrados que hay por encima de él que le consienten todas estas barbaridades. Si de verdad cualquier fiscal o abogado que conociera medianamente su oficio lo empapelara por publicidad engañosa, seguro que el próximo curandero eclesiástico del tres al cuarto que apareciese, se lo pensaría antes de vender algo que es imposible de sanar y de curar, porque amigo mío los sentimientos no se curan, sólo hay que saber controlarlos para beneficiarse de ellos. 
Pero este montón de pajarracos metidos en una institución como es la iglesia católica, en donde o vas a favor de su pensamiento y sus creencias o te excomulgan, tienen libertad para decir y hacer todo lo contrario de lo que promulgan. Sólo hace falta tirar de archivo para ver el montón de casos y escándalos que salpican a esta institución. ¿No hay nadie que haga nada?¿es posible que miremos para otro lado ante tanta gilipollez eclesiástica?. Parece que sí, pero menos mal que es una institución a la cual nadie le hace ni puto caso, porque si viviéramos 50 años atrás…….. no quiero ni pensar lo que pasaría. Vaya tela. Laus deo. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

*PD: mira el anuncio AQUÍ

**PD: mira la web AQUÍ 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share