miércoles, 27 de febrero de 2013

¿Cómo se puede ser así?

Hace ya algunos días que se produjo este acto reivindicativo oculto tras la Gala de unos premios. Pero es ahora y una vez analizada la información cuando coloco mi post en este blog pecador criticando esta Gala harto vomitiva. Se lo pueden tomar como una chulería por mi parte como otra cualquiera. A esta gente le pasa como a los políticos, que piden cosas desde hoteles de 5 estrellas y en conferencias en donde el que menos gana tiene un sueldo al año que a mí me costaría ganar por lo menos 15 años consecutivos. Pero éstos lo hacen desde una tribuna con trajes de Armani y de Dolce&Gabanna y en la noche de la entrega de sus premios. Dan la sensación que los únicos que tienen problemas son ellos, y que el resto de España vive como dios. Frases como ésta me lleva a pensar en esto último que les he dicho: “Os pido trabajo, tengo un niño que alimentar, Candela Peña”. Ella tiene uno y sin embargo va con un traje que le habrá costado un riñón. Hay gente que tiene 3 y 4 niños y no tienen trabajo ni se pueden permitir el lujo de comprarse unas bragas. ¿Cómo se puede ser así?. Sino esta otra frase: “En el Sahara no se puede recortar en salud porque no hay hospitales, ni en educación, ni cerrar escuelas como aquí porque no hay colegios, Javier Barden”, pero sin embargo el dice todo esto con un buen traje de Armani y viviendo lejos de una realidad que el sólo ve por los telediarios o por internet a lo sumo, ya que el chavalote vive en EEUU lejos incluso de la realidad de su país, que luego critica forrado a millones y con negocios de restauración que le van como la seda. ¿Cómo se puede ser así?. Éstas son sólo algunas de las frases que dijeron en la Gala de los Goya algunos actores y actrices del panorama cinéfilo español. Parecía más un acto de la oposición en el congreso que una gala. La presentadora Eva Hache también dejó caer algunas lindezas de esas suyas que claman al cielo, como por ejemplo esta: “Recibamos a las autoridades como se merecen…. bueno no, recibámoslas bien”. ¿Cómo se puede ser así?. Esa ironía no la entiendo, ya que ella y casi todos los colegas de oficio viven de puta madre gracias a las subvenciones que reciben de autoridades y por supuesto de unos impuestos que pagamos entre todos y que a lo mejor deberían de ir NO a subvencionar a estos que se hacen llamar actores, sino a hospitales, colegios, al Sahara y así en la próxima Gala de los Goya no tengan nada que criticar, porque la parte de sustento se desviaría a mantener todos los recortes que ellos critican. Menos mal que el único que había con la mente lúcida y con los pies en el suelo era el presidente de la Academia, Enrique González Macho que dijo: “El cine no es de cejas ni de bigotes ni de barbas”. Una frase que dio a entender (o así lo entendí yo) que la gente que se quiere dedicar a esto del cine, debe de doblar el espinazo como todo currante y dejarse de pedir subvenciones por doquier como hacen ellos a la más mínima ocasión que se les presenta. La verdad que la Gala fue vomitiva gracias en parte a todas estas alusiones y a todas estas ironías, ya que creo que no era el momento ni el lugar para realizarlas. Luego todos los presentes se fueron de fiesta y a pasárselo bien aún sabiendo que hay colegios cerrados, hospitales cerrados y el Sahara sufriendo, es decir, con un par de huevos. Seguro que esa fiesta fue pagada con dinero de la Academia, parte del cual es subvencionado por el gobierno, o lo que es lo mismo, con dinero de todos los españoles, esos mismos que sufren los recortes. Al que sí eche en falta de verdad fue al amiguete Willy Toledo, ese personaje tan activo en cosas que ni le van ni le vienen pero que sí sabe utilizar en su favor cada vez que le endiñan en ese cuerpo. Seguramente estaría en el Sahara, o en cualquier aeropuerto apoyando a alguien, o en cualquier comisaría denunciando que le han atizado, pero de verdad que lo eche en falta. La Gala no fue lo mismo sin él y sin sus reivindicaciones sociales. Qué pena. Que se dejen de llorar porque no son los únicos que tienen problemas, y menos cuando visten como auténticos pijoteros. Eso ya los desacredita por completo ante una sociedad harta de ver como se subvencionan cosa inútiles y que no sirven para nada. ¿Cómo se puede ser así?. Llorones pero vestidos de Armani, de Dolce&Gabanna y de Prada. Como los sindicalistas (no se rían por dios, en España todavía existen estos parásitos sociales aunque ustedes no los vean ni por error), pidiendo sin currar pero sin pasar penurias ni dificultades económicas. Vaya tela. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share