domingo, 10 de febrero de 2013

Una historia para no dormir

Hoy les voy a contar una historia que me ha llegado al alma. Una historia que le podía haber pasado a cualquiera pero que le pasó a esta mujer. El fallo de esta muchacha ha sido ir a la legalidad y comportarse como una ciudadana ejemplar, y ahora va a pagar el precio de ser buena y honrada. Si hubiese hecho como toda la clase política, es decir, comportarse como una auténtica sinvergüenza, pues a lo mejor no hubiese pasado por este trauma que es enfrentarse a una justicia politizada, para ricos y que  de ciega tiene lo que yo de cura. Menos mal que es ciega, porque si se operara y recuperara la vista y viera lo que se cuece bajo su nombre, seguro que se suicidaba. Pero bueno, a lo que iba. La historia es la siguiente: Una mujer se encuentra una cartera en el suelo. Ni corta ni perezosa saca la tarjeta de crédito y hace uso de ella para comprar pañales y comida para sus hijos, en total se gasta 400€. Una vez hace eso, la devuelve en la comisaría más cercana. Pues ahora, le ha llegado el auto del juez (después de 6 años esperando) comunicándole que tenía que ingresar en prisión para cumplir 1 año y medio por hacer uso indebido de la tarjeta. Sí ya sé, tiene que saber el pin, pero también saben ustedes que muchas personas lo llevan entre los papeles de la cartera porque no se acuerda de él. Sí también lo sé, que para pagar en los comercios te piden el DNI para ver si eres el dueño de dicha tarjeta, pero también saben ustedes que en muchos establecimientos eso se lo pasan por el arco del triunfo. Pero el quid de la cuestión no es ese, como ustedes hábiles lectores habrán supuesto ya. El fondo del asunto es el ver como esta chica se enfrenta a una justicia impecable por ser quién es, es decir, una ciudadana normal y honrada, mientras vemos como Urdangarines, Bárcenas, Puyoles, Bigotes, Fundaciones con ideas y sin ellas, etc, etc, etc, es decir, así hasta el infinito y mucho más, roban sin piedad y sin escrúpulos un dinero que ni siquiera es suyo por el simple hecho de forrarse más de lo que están. En este asqueroso país cutre y salchichero se demuestra una vez más que la justicia es para algunos sólo, porque todos los chorizos anteriores no tienen necesidad ninguna de robar para vivir, ya que con sus abultadas nóminas, dietas, pluses, etc, etc no debe de pasar muchas penurias, pero ésta pobre mujer que lo hace para poder sobre vivir y alimentar a sus hijos le van a arruinar la vida por ese simple gesto. Que asquerosidad de justicia y de país. Es que no tiene otro nombre. El fallo de esta pobre infeliz ha sido eso, ser honrada. Personalmente si me hubiese pasado a mí, desplumo la tarjeta, gasto todo lo que pueda y con las mismas la tiro a la basura, lo mismo que hacen todos los sinvergüenzas nombrados anteriormente (y los que no están nombrados) pero con la diferencia que ésta mujer la van a arruinar la vida y a estos hijos de pu_ _ pues no les va a pasar nada y torearan a la justicia y gastarán un dineral en recursos y en movidas para salir indemnes de la situación y encima lo robado ni lo devolverán ni nada por el estilo. Esto es España y aquí las cosas se resuelven a favor de los chorizos que tienen acceso a un dinero público. La justicia es impecable para los desgraciados, como por desgracia estamos viendo día sí, día también. Menos mal que el gobierno la ha indultado. Lo habrá hecho para que la ciudadanía no se le eche encima, por eso del qué dirán. Qué asco por dios. Qué mala suerte. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share