domingo, 13 de marzo de 2011

No sé de qué me extraño

Como ya saben tengo un defecto bien gordo, que es leer. Leo de todo, y como ustedes saben tengo en este humilde blog una etiqueta con “mis libros” para que el que esté interesado en echar un vistazo a mis aficiones lectoras lo pueda hacer. Pero también tengo la osadía de leer periódicos. Se lo pueden tomar como una chulería por mi parte como otra cualquiera. Pero es así. Voy a desayunar al bar de mi amigo Pacorro. Cojo el periódico dispuesto a darme un subidón de flipaera del copón. Y lo consigo. Nada más abrir el diario me encuentro con lo siguiente: “una eurodiputada hace la jornada laboral más corta de la historia”. La noticia en sí no tiene mucho de novedad, porque ya se sabe que allí en Bruselas no hay nada más que parásitos sociales y chupa tintas que lo único que hacen es ganar mucho, trabajar poco y de ese poco sólo salen normativas que joden al personal. Como les digo no tiene mucho de novedad. Lo que me llamó la atención (y tampoco mucho la verdad) es que esa eurodiputada era española y del PSOE. Toma del frasco Carrasco. No sé de qué me extrañe, pero lo hice. Será porque su jornada laboral es de 10’, ya que la chica ésta picó a las 9H56’ en el parlamento europeo y a las 10H30’ estaba ya en el aeropuerto de Bruselas para coger un avión que la trasladaría a casa a pasar un bonito fin de semana. No tiene nada de extraño este comportamiento, a no ser que por el simple hecho de picar en el parlamento, la chica se llevo del ala 300€ de dietas. Eso fue creo yo lo que me extraño. Tal cantidad de dinero por el simple hecho de picar. Recordemos que estos parásitos viven de nuestros impuestos, y que si multiplicamos esos 300€ por 5 días de trabajo (perdonen por eso de trabajo) dan un total de 1.500€ a la semana, que a su vez multiplicado por 4 semanas dan un total de 6.000€ al mes sólo en dietas. Ahora sumen complementos, horas extras, pluses y todos lo que ellos quieran, y dejen fluir su imaginación con el sueldazo que gana esta eurodiputada. Pero ahora multiplique esa cantidad (sólo en dietas) por todos los chupa tintas que hay en parlamento europeo. Si sólo hay 100 parlamentarios la cantidad ya asciende a 600.000€ sólo en dietas. Pero hay muchos más de esa cantidad. No sé de qué me extraño. Los únicos que nos apretamos el cinturón somos los de siempre, los únicos que tenemos que soportar que la gasolina suba somos los de siempre, los únicos que tenemos que ver cómo todos estos parásitos van en cochazos que tienen que gastar la hostia en combustible somos los de siempre. Mientras ellos pensando en una cosa: “picar, cobrar la dieta y largarse a casa a vivir la vida”, y luego dicen que están preocupados por los ciudadanos. Y UNA MIERDA QUE SE COMAN. Y con actos y gestos así, lo demuestran cada día que pasa. Por eso no se dé que me extrañe cuando leí la noticia. A lo mejor fue por la jornada tan corta, a lo mejor fue porque era mujer, no sé. Porque de que fuera socialista, eurodiputada y española no me extrañe, por la sencilla razón de que aquí en España lo sufrimos a diario, tanto que forma parte de nuestras vidas. Si no den una vuelta por el parlamento y el senado para comprobarlo. Que gentuza por dios. Porca miseria. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo.

Compártelo:

Bookmark and Share

1 comentario:

  1. ¿Esto lo hace sólo esta mujer o lo hacen más personas? debes de aclararlo. Gracias

    ResponderEliminar

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share