domingo, 4 de enero de 2009

Renovarse o morir

En el artículo publicado en este mismo blog titulado “El día del orgullo eclesiástico” se habla sobre como la iglesia tiene un poder de convocatoria aplastante y de algunas cosas más. ¿Debe esta institución cambiar como lo hacen los tiempos, o por el contrario debe de seguir en este anacronismo que lo único que hace es hundirla cada día más?¿Debe utilizar sus amplísimos recursos en ayudar a los demás en vez de pedir ayuda a otros?¿Debe la iglesia seguir imponiendo sus cosas, o por el contrario sólo debe proponer? Dejen sus comentarios, propuestas, críticas o los que ustedes quieran en el libro de visitas y ya veremos. Pues eso, que me lo expliquen. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo

1 comentario:

  1. eres un crack, vaya mierda crisis, espero pase prontro y solucione todos las problemas que tnemos.

    un saludo

    INDEPRO

    ResponderEliminar

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share