miércoles, 8 de enero de 2014

Borracheras subvencionadas

A mi amigo Pacorro le he dado una lista de precios para el nuevo año que acaba de comenzar. Cuando la ha visto, lo primero que ha hecho ha sido partirse el culo de risa, y lo segundo decirme que si yo quería arruinarlo. Le comento que no, que esos precios los he visto en cierto lugar situado en pleno centro de Madrid y que allí sí que los tienen. A continuación le explico que es posible, lo mismo que a ustedes. Se lo pueden tomar como una chulería por mi parte como otra cualquiera. Esta es la explicación. 
Un gin-tonic de la marca Larios costará 3,45€ durante los próximos cuatro años mientras que el de Gordons se sitúa en 3,75€. Asimismo un vodka Smirnoff o un cubalibre costarán 3,40€ mientras que una copa de ron de Habana Club 5 años ascenderá a 4,10€. Todo esto no ocurre en ningún bar de carretera ni en ningún bar de pueblo. Estos precios queridos blogueros se dan en la cafetería del Congreso de los Diputados, situada en la Carrera de San Jerónimo en pleno centro de Madrid, en donde nuestros asqueros@s diputad@s obtienen otro privilegio más, que es emborracharse a costa de los ciudadanos gracias a la ayuda pública anual que la nueva empresa concesionaria va a recibir por mantener dichos precios. La cantidad asciende a 1’05M de € al año, es decir, 4’2M de € más IVA en los 4 años de contrato. Estos mamarrach@s sólo saben sacar beneficio para sí mismos, y por otro lado crear leyes para reducir el consumo de alcohol en los centros de trabajo mientras ellos lo tienen a pajera abierta y encima subvencionado. 
Bueno la razón para que beban alcohol en el centro de trabajo (jajajajajajajajajajaja) puede ser bien sencilla, y es la siguiente: NUESTROS PARLAMENTARI@S NO TRABAJAN. Se les ve sentados en el hemiciclo, pero eso no quiere decir que trabajen, ya que sólo hace falta ver algún reportaje por la tele sobre ellos para darse cuenta de que están navegando por internet, waseando con el móvil y claro, se pasan por el arco del triunfo lo que está pasando allí o lo que alguien está diciendo en la tribuna de oradores, que por cierto si va enjuago con gin tonic será una auténtica gilipollez tras otra. Aparte de que la mayoría están pelando la mona después de una buena comida subvencionada y unos cubalibres también subvencionados. 
No me extraña nada que España esté así. A los españolitos de a pie nos suben todo, la luz, el agua, la basura, el gas, el butano, el aire que respiramos…. pero mientras, esta casta política que tenemos la mala suerte de tener, mantienen su alto nivel adquisitivo y encima congelan los precios de los cubalibres durante 4 años, ni más ni menos. ¿Todos iguales?. 
En definitiva y resumiendo, con la llegada del 2014 los bolsillos de los españoles (sin contar los políticos, para ellos todas estas subidas no cuentan) no han hecho más que afrontar nuevos desafíos. ¿Qué se mantiene? Pocas cosas. Entre ellas, el salario mínimo interprofesional (645€) o el precio de los gin-tonic y las bebidas alcohólicas en la cafetería del Congreso como he comentado anteriormente. 
La explicación a unos precios tan “ajustados” (en la capital española y en casi cualquier parte de la geografía española es muy complicado encontrar combinados de alcohol por debajo de los 8€) reside en la subvención que recibirá en los próximos cuatro años Eurest, la nueva empresa concesionaria tras la conclusión del contrato con Arturo Cantoblanco Restauración, la empresa encargada. Igual que los cubatas, el resto de productos que se ofrecen en la cafetería del Congreso de los Diputados también mantienen sus precios: el café seguirá costando 0,85 céntimos, el Aquarius o el Nestea 0,70 céntimos, las coca-colas a 0,60 céntimos y las bolsas de patatas fritas a 0,80 céntimos. Que a sus señorías no les falte de nada... como decía la canción de los cantores de Híspalis. Que no, que no, que no les falte de na. Una vez explicado el tema, mi amigo Pacorro me suelta lo siguiente: “COLEGA, EN ESTA ESPAÑA HAY DOS CLASES DE PERSONAS, LOS POLÍTICOS Y LA OTRA ES EL RESTO DE LOS ESPAÑOLES”. ¿Y eso?, le pregunto. Los políticos son los privilegiados y los ciudadanos somos los que mantenemos a esos privilegiados. La conclusión, una España medieval gobernada por el reino de los políticos, los mayores ladrones y explotadores que existen. Así nos va. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share