domingo, 17 de marzo de 2013

Este ministro se droga

Alguna vez que otra les he dicho que para flipar no hace falta drogarse, sólo coger algún periódico de tirada nacional, abrirlo, leerlo y flipaera asegurada. Este sistema lo pueden utilizar ustedes sin ningún miedo, ya que no tiene efectos secundarios y por supuesto les pasa porque en esta España cutre y salchichera que nos ha tocado vivir tenemos la mala suerte de tener unos políticos que hacen que cada vez que leemos noticias suyas, pues cojamos la flipaera correspondiente. Pues bien, eso fue lo que me paso a mí en al bar de mi amigo Pacorro cuando leí con estupefacción la siguiente noticia: “el matrimonio entre personas del mismo sexo no debe tener la misma protección por los poderes públicos que el matrimonio natural, ya que la pervivencia de la especie, por ejemplo, no está garantizada”. Olé sus cojones. Esto lo dijo en Roma el señor Fernández Díaz que es el Ministro del Interior español en un coloquio, que seguro fue ante la curia romana o ante cualquier sociedad o institución de esas que no aprueba nada que no sea lo que ellos piensan o creen que es lo correcto para llevar una vida sana y en oración. Pero yo que soy aconfesional y no creo nada más que en lo que veo, me surgen ciertas dudas que se me vienen a la mente y que este Ministro del Interior debería de contestar sin más dilación. Una de ellas tiene que ver con eso de la protección, ¿a qué se refiere?¿está insinuando que si eres homosexual no tienes derecho a nada que el Estado te ofrece como puede ser la sanidad, la educación, una pensión o lo que fuere?, entonces aplicando la misma regla de tres, ¿por qué a estas personas se le cobran impuestos si no deberían de tener la misma protección?. La otra tiene que ver con eso de la especie, ¿por qué los que son matrimonios naturales no tienen hijos a punta pala para asegurar la perpetuidad de la especie?¿qué pasa con los que vivimos en la forma pareja de hecho, tenemos derechos, no los tenemos?¿qué pasa con las personas que vivimos juntas, tenemos derechos, no los tenemos?¿qué pasa con los que vivimos solos y tenemos relaciones sexuales esporádicas, tenemos derechos, o no los tenemos?. En definitiva y acortando, ¿sólo tienen derechos los que están casados por la Iglesia Católica y son un matrimonio heterosexual?. Pues según deduzco de las palabras de este ministro religiosos, parece que sí. Pues bien, si es así, ¿por qué me cobran tal cantidad de impuestos si luego no voy a tener la misma protección que los que están casados como al Ministro le gusta?¿no sería mejor apartar del sistema a todo el montón de ovejas negras y que mantengan el sistema los que están casados según los protocolos de este ministro?. Eso sería estupendo y así nos libraríamos de la lacra de mantener a tanto inútil y tanto chorizo público. Pero esto que promulga el ministro tiene un pequeño inconveniente, y es que se puede estar casado como mandan los cánones del Ministro del Interior y a la vez estar pasando penurias por no tener empleo, por ejemplo, y entonces estas familias religiosas seguro que se pasarían a las demás opciones de matrimonios marcadas por la ley pero que van en contra de los mandamientos del Ministro del Interior para no pagar tantos impuestos. Ese sería el inconveniente. Pero como vamos a tener que seguir pagando impuestos, estés casado por la Iglesia, o casado en el bingo de más debajo de tu casa, yo enmarco esas declaraciones dentro del coloquio al que fue, y seguramente eso era lo que querían oír los cuatro tipos que fueron a escuchar las tonterías del señor Fernández Díaz, Ministro del Interior de España y ahora consejero delegado de los cánones eclesiásticos. También cabe la posibilidad de que llegará un poco flipao, pero tengo mis dudas aunque está dentro de las posibilidades. Menos mal que Gallardón que es un tipo un poco menos flipao, dijo que “allí donde hay amor está justificada la unión de dos personas”. Este Ministro de Justicia es un tipo que vive con los tiempos que corren y no el rancio y desfasado Ministro del Interior. Es para hacérselo mirar, señor Fernández Díaz. Le recuerdo que por encima de cánones eclesiásticos hay leyes que cumplir aunque muchas veces esas leyes políticos como usted se las pasen por el forro los huevos. Menos mal que la gente pasa de usted que sino menuda agonía. ¿Se va a dignar a dar alguna explicación?¿o por el contrario va a hacer como los avestruces?¿o es que por casualidad se droga y por eso dice estas barbaridades?. Pues eso, que me lo expliquen. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share