viernes, 8 de junio de 2012

Soy un egoísta, ¿y qué?

Me da mucha pena el no dar dinero para ONG. Económicamente puedo, pero no lo hago por una sencilla razón: NO SÉ DONDE VA MI DINERO. Así de fácil.
Ya saben que tengo un defecto, que es leer. Se lo pueden tomar como una chulería por mi parte como otra cualquiera, pero es así. Voy como cada mañana a desayunar al bar de mi amigo Pacorro. Si hay periódicos libres los leo, mayormente para coger la flipaera del 15 y también para saber que se cuece en este país cutre y salchichero que nos ha tocado vivir conocido como España. Pues bien, leí una noticia que me dio que pensar en el montón de sinvergüenzas y de gentuza barriobajera que tenemos a nuestro alrededor intentando trincar pasta para su propio bienestar. Leí esta noticia: ”La trama de las ONG gastó en apartamentos de lujo y en un yate el dinero de los pobres”. ¿Qué les parece?. La verdad que es para pensarse y mucho a quién damos el dinero y para qué lo damos. Esta trama estaba siendo investigada en Valencia y planeaba trasladarse a Madrid para captar las subvenciones del Gobierno de Esperanza Aguirre, según la noticia que continuaba en el periódico en cuestión. Las personas que llevaban a cabo este delito, eran unos hermanos que según la investigación, se quedaban con parte de las subvenciones de la Comunidad Valenciana para el Tercer Mundo para pegarse la vida padre. Ni cortos ni perezosos, querían extender su red a la Comunidad de Madrid para así poder trincar más pasta y seguir pegándose la vida padre. Como pueden ustedes apreciar, estamos rodeados de sinvergüenzas sin escrúpulos que se aprovechan de un sistema político que da subvenciones por doquier sin mirar a quién. Sólo cuando el daño está hecho, entonces empiezan a tomar medidas, no muy duras la verdad sea dicha, y que siguen si valer para nada porque la cantidad de estafadores y de dinero estafado crece exponencialmente.
La pregunta no puede ser más obvia, ¿qué le van a hacer a esos delincuentes?, pues nada, ya que los condenaran a 5 años por malversación de fondos públicos, al año y medio saldrán de chirona y empezarán a disfrutar y a reírse del montón de pardillos que hay en esta España cutre y salchichera que nos ha tocado vivir. Eso siempre y cuando les toque un juez que medianamente conozca su oficio, porque si encima tienen la buena suerte de que les toque un juez de esos que emiten sentencias de escándalo y de risa, pues a lo mejor ni ingresan en prisión. También depende del abogado que contraten y si éste conoce bien su oficio. Si es así, encima nos tocará a los españoles pagarles por daños morales.
Es lo que tenemos y yo ya no me extraño de nada y menos con una justicia tan chafardera y desigual. Sólo cabe mirar al Dívar para darse cuenta que la justicia no es igual para todos ni es ciega como nos quieren hacer creer. Ajo y agua como siempre.
Por eso no doy ni una perra gorda a ninguna ONG ni a nada por el estilo, prefiero gastármelo yo en mis cosas y en mis vicios, porque así sé donde va mi dinero, de la otra manera me evito de ver como los jueces la cagan y los maleantes disfrutan como los políticos, es decir, de un dinero que no es suyo y que gastan a manos llenas. Sí soy un egoísta, ¿y qué?. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo.

Wikio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share