miércoles, 11 de abril de 2018

Toca Cifuentes

La semana pasada, y la anterior y lo que nos queda por aguantar todavía, vimos como una política del PP, que se suponía que estaba limpia de polvo y paja, la misma que iba a salvar la Comunidad de Madrid con sus buenas prácticas, resulta que engañó a los españoles, a los madrileños y en especial a los alumnos de la Universidad Juan Carlos I de Madrid, con un máster que nunca hizo, el cual alguien falsificó las firmas, en el cual se matriculó una vez empezado y el cual a día de hoy, todavía no ha aparecido por ningún sitio. Lo que me llamo la atención, fue que una política haga un máster, ya que partiendo de que en España o como se llame esta descojonación de Espronceda en la que habitamos, como les decía, para ser político o política no hace falta tener estudios, como lo demuestran cada día que pasa la insuperable casta política que tenemos. Para ser político o política en este país, lo primero que hay que hacer es estar afiliado a alguno, luego ser un golfo, luego seguir con el siguiente escalón que es ser un sinvergüenza, y por último estar en el sitio justo en el momento adecuado, y ya lo demás viene de corrido. 
Ni que decir tiene, que la política en cuestión no va a dimitir de su cargo, ya que según ella y su partido en bloque, no ha hecho nada malo y además ha dado todas las explicaciones habidas y por haber, y encima le ha pasado la pelota a la Universidad, afectada irremediablemente ya en su prestigio el cual le va a costar mucho recuperar por este escándalo sin precedentes provocado otra vez, por una política. Recuerden siempre el dicho ese que dice que: la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados, otra vez. 
Aparte de todo lo anterior, también se olfatea en el ambiente que ésta política ha utilizado su influencia en el poder y en el gobierno de la Comunidad de Madrid para conseguir ese máster. No es descabellado pensarlo, viviendo en un país en el cual los favores y utilizar las influencias entre amiguetes para conseguir ciertos privilegios y ciertas cosas están a la orden del día. Mientras, los precios de las matrículas para que los que realmente valen y quieren estudiar, están cada vez más caras y cada vez hay menos becas con lo cual que hayan tenido que ver este espectáculo tan lamentable por parte de esta enchufa, no ha tenido que ser plato de buen gusto. 
Pero vivimos en España, y eso es un matiz muy importante a la hora de comprender todas estas cosas. Pero lo que yo me pregunto y muchos estudiantes seguro que también, sobre todo de esa Universidad en particular, es si cuando se vayan al extranjero con su título debajo del brazo, el entrevistador cuestione si el título es auténtico o firmado por el rector de la Universidad Juan Carlos I, en el Corte Inglés de Colón, de Madrid, con lo cual el futuro de estos estudiantes se ojea en el horizonte bastante negro y complicado. Eso es lo que ha conseguido la señora Cifuentes, que es como se llama esta política que ha arruinado en sólo 5 días, la reputación de una Universidad. Era ya lo que me quedaba por ver. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share