miércoles, 4 de abril de 2018

Que no se olvide jamás

Alguien dijo una vez, que cuando un tonto sigue un camino, se acaba el camino pero sigue el tonto. Y como dijo otro (que tampoco me acuerdo ni tengo ganas de levantarme a mirarlo), a un tonto no hay manera de convencerlo de que deje de serlo, porque para eso hay que bajar a su nivel. Y en ese nivel, los tontos son imbatibles. Sobre todo en este país conocido como España, porque de alguna manera hay que llamarlo. Y como siempre como muestra un botón. 
Resulta que Gabriel Rufián pertenece a la casta descrita en el párrafo anterior. Sólo hace falta tirar de hemeroteca para darse cuenta. También sabemos, y esta vez sin tirar de hemeroteca, que es un fans sin igual de las redes sociales, y más concretamente de Twitter. También sabemos, y esta vez tampoco hace falta tirar de hemeroteca, que Rufián tiene una bajeza moral inigualable que ha demostrado con creces varias veces. 
Pero lo último de este tipo, por llamarlo de alguna manera, es ya inaudito, es algo que clama al cielo y es algo por lo cual miles de personas anónimas le han contestado vía twitter, claro. Resulta que Rufián ha publicado un tuit con la foto de dos niños de espaldas, ella sentada sobre una maleta, y el siguiente mensaje: Estos son los hijos de Junqueras esperando para ir a ver a su padre. 147 noches sin él. Que no los olvidéis jamás y que no durmáis una sola noche en paz más, carceleros. 
Al minuto numerosos tuiteros le han respondido recordando una obviedad: es el propio Oriol Junqueras quien debería haber pensado en sus hijos, antes de cometer los delitos tan graves que le han llevado a la prisión preventiva. Más aún, cuando los letrados del Parlament y el Tribunal Constitucional le advirtieron reiteradamente de las ilegalidades que estaba cometiendo, que no se olvide jamás. 
Sin embargo otros usuarios de las redes sociales le han recordado que la banda terrorista dirigida por su amigo Arnaldo Otegi ha dejado con sus asesinatos a decenas de huérfanos, hacia los que Rufián jamás ha mostrado la menor compasión, que no se olvide jamás. 
Que no se olvide jamás que el hijo de Gregorio Ordoñez, JAMÁS volverá a ver a su padre, y ya lleva 8.432 noches sin él, y claro no se puede olvidar jamás a los que lo asesinaron ni de los amigos de sus asesinos, léase Rufián y muchos más. Que no se olvide jamás, que ir paseando con un etarra (léase Rufián y Otegui) por la calle sin recordar a todos los niños que se quedaron huérfanos por los asesinos de ETA, no es ser terrorista, es ser un monstruo. 
Tiene que ser terrible lo que tienen que sufrir estos pobres niños (léase los hijos de Junqueras) por fanáticos y gentuza como vosotros. Dais un asco tremendo. Menos mal que tú y tus secuaces indepes, os cuidáis mucho de que vuestros hijos no deban pasar por lo mismo, porque sois unos cobardes, como estamos viendo todos los días en la tele. Azuzáis a los otros y vosotros os escudáis en la libertad de expresión. Pero yo propongo una cosa, le podemos enviar a Rufianete las fotos de los cientos de niños asesinados por sus amigos de ETA que esperarán eternamente el regreso de sus padres. Asesinados por etarras a los que tanto admira Rufián. Que no se olvide JAMÁS. 
Yo no olvido ni olvidaré JAMÁS. Pero lo que de verdad me molesta, me indigna y me llena de repugnancia, es tener a este Rufián y toda su chusma viviendo de mis impuestos en el parlamento español. Y eso no lo olvidaré JAMÁS. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

1 comentario:

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share