miércoles, 25 de abril de 2018

Blanqueo eclesiástico

Hoy queridos blogeros, voy a empezar el post con un par de evidencias. Se lo pueden tomar como una chulería por mi parte como otra cualquiera. La primera evidencia es que la Iglesia Católica y Apostólica, es la institución con el mayor patrimonio del mundo, y la segunda evidencia es que por lo menos en España, está libre de IBI, y exenta de muchos otros impuestos. Le pondría a ustedes muchas más evidencias, pero cabe recordar que este blog tiene capacidad de aforo limitada. 
Pero hoy les voy a contar mi caso particular con esta institución, la cual está situada en una ciudad que está situada al sureste español. Me acuerdo el día en que pusimos fecha para la boda. Qué alegría, qué alboroto, otro perrito piloto. Claro, la costumbre española es ir a la iglesia a decirle al párroco lo ilusionado que estás, que esto, que lo otro, y tal y tal. Pues bien, al llegar el día, fuimos a ver lo que nos decía. Mi asombro fue mayúsculo al sentarme delante del párroco y éste lo primero que hizo, sin preguntar más nada, fue sacar del cajón de su mesa un folio A4 con las tarifas correspondientes a ese sacramento, adornándolo con varias cosillas más para así subir el presupuesto. Sólo por casarte, el párroco pedía 70€, aparte de si querías flores en los bancos, con un precio, alfombra roja, con otro precio, el fotógrafo tenía que ser el que él dijera (para luego coger su parte proporcional del trabajo de éste), las velas con otro precio, y así hasta el infinito y mucho más. Nos levantamos y lo dejamos ahí, con su folio y sus precios. 
Pero claro, la vida sigue y los hijos pues pa seguir las tradiciones, pues se bautizan (con su precio correspondiente), comulgan, con sus tarifas correspondientes y se confirman con sus tarifas correspondientes. Todas esas tarifas o precios, deben de multiplicarlas por todos los que van, y les sale una suma desorbitada. 
Todo lo anterior lleva a una cuestión bien simple, ¿declaran esas cantidades a Hacienda?¿la misma Hacienda que está ojo avizor y con las garras preparadas para cazar al primer infeliz que llegue?, pues me parece a mí que no, porque ese dinero en B, o sea, dinero negro que luego blanquearan de muchas formas y maneras, o se los quedaran ellos para sus cosillas. Imagínense todo lo anterior en toda España, y se darán cuenta ustedes de la cantidad de dinero que se mueve en negro dentro de esta institución conocida como Iglesia Católica. Ni el narcotráfico, oigan. 
Sin embargo ahí están, haciéndolo día sí, día también y delante de las autoridades que saben lo que pasa porque muchos de ell@s van a misa. Pero también lo sabían gobiernos anteriores menos afines a estos párrocos, y aún así lo permitían también, con lo cual me lleva a la conclusión que para blanquear dinero lo mejor es tener amigos eclesiásticos, porque ahí nadie mete el hocico. Un negocio redondo para los que quieran mover toda esa pasta sin que nadie los moleste. 
Y mientras los ciudadanos ateos, no creyentes o de otras religiones, tenemos que cargar una carga fiscal para mantener sus edificios e iglesias porque son patrimonio español. ¿Hasta cuándo tendremos que soportar esta carga?. Vaya tela. Laus deo. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo. 

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share