miércoles, 11 de enero de 2012

Menuda sorpresa

España aparte de ser un país cutre y salchichero, tiene que ser el único que condecora a personas por hacer mal o muy mal las cosas. Menos mal que el escaso margen de sorpresa que le queda a uno ser súbdito español se va reduciendo y casi no me sorprende nada de lo que hagan algunos personajes. Como cada mañana voy a desayunar al bar de mi amigo Pacorro, y si hay un periódico libre, pues lo cojo y lo leo, mayormente para pasar el rato y por otra parte para coger la flipaera del día gratis y por el morro. Se lo pueden tomar como una chulería por mi parte como otra cualquiera. La noticia que me dejo patidefuá fue la siguiente:

El Gobierno condecora a Zapatero con el Collar de la Orden de Isabel la Católica

Pero la sorpresa no termina ahí, ya que continúa con la siguiente:

Por su parte, al ex vicepresidente de Política Territorial Manuel Chaves le ha sido concedida la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, mientras que a los demás miembros del anterior gabinete, el Gobierno les ha otorgado la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III.

A continuación les expongo lo que es cada condecoración:

La Orden de Isabel la Católica tiene como objetivo "premiar aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, realizados por personas españolas y extranjeras, que redunden en beneficio de la Nación o que contribuyan, de modo relevante, a favorecer las relaciones de amistad y cooperación de la Nación Española con el resto de la comunidad internacional". En la actualidad depende del Ministerio de Asuntos Exteriores.
Las distinciones de la Orden de Carlos III tienen como objetivo "recompensar a los ciudadanos que con sus esfuerzos, iniciativas y trabajos hayan prestado servicios eminentes y extraordinarios a la Nación". La Gran Cruz se reserva a quienes hayan sido presidente del Congreso, el Senado, el Tribunal Constitucional, el Consejo General del Poder Judicial, o el Tribunal Supremo, así como ministros u otras altas autoridades del Estado.
Uno ya no sabe si tirarse al tren o al maquinista. Yo ya no sé qué pensar al respecto de lo que acabo de leer. La única conclusión a la que he llegado, y que además confirman mis sospechas, es que en este asqueroso país quién más sinvergüenza es, quién más ladrón es, quién peor gestiona y derrocha dinero que ni siquiera es suyo, después de hacer todo eso, lleguen los oponentes políticos y encima los condecoren con collares y cruces. Eso es algo que jamás entenderé. Ya lo que faltaba, es que encima esas condecoraciones tengan también gratificaciones dinerarias (que por otro lado no me extrañaría nada). Sería ya la rehostia. Que asquerosidad por dios. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo.

Wikio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share