domingo, 12 de junio de 2011

¿Para qué lo usa?

Un pinganillo se usa para traducir de un idioma a otro. Se usa en determinados actos en donde el ponente es extranjero y el que escucha no entiende lo que dice. Un caso muy significativo es en el Parlamento Europeo y en el Senado español, porque así lo han querido 4 partiduchos nacionalistas, y los senadores han tenido que hacer una descomunal bajada de pantalones para que algunos puedan sacar adelante ciertas propuestas (si es qué en ese sitio se saca algo de provecho) a cambio de ciertos favores, como es poder hablar en la lengua que a uno le salga de la entrepierna. A lo que iba.
Pero hay personas que usan el pinganillo sólo para dar por culo y para hacer el notas. Es el caso del ex presidente de la Generalidad el señor Montilla. En una conferencia celebrada en el Círculo de Economía en Sitges, se dio este caso. Los ponentes eran Miguel Sebastián y Josep Piqué. Un madrileño y un catalán. Para entender al segundo el señor Montilla no debería usar el pinganillo, ya que el señor Piqué es catalán como él (bueno Montilla es reconvertido). Pero se da la circunstancia de que Sebastián es madrileño, y ahí es donde Montilla se colocó el pinganillo, para entender a este extranjero mientras hablaba, y por supuesto para entender también al traidor de Piqué porque este hablaba en castellano por educación hacia su invitado que no sabrá ni una mierda del idioma catalán.
Como se puede apreciar, hay quien da por culo y logra que aparezca su nombre en los titulares de la prensa para identificarlo como lo que es. No se puede tener menos vergüenza. También andaba por allí Jordi Pujol y no se le vio colocarse ningún pinganillo.
Lo que tenía que haber hecho los organizadores de esta conferencia, es cobrarles a los usuarios de los pinganillos el uso de los mismos, a parte el traductor correspondiente, ya que el idioma oficial en España sigue siendo el castellano, y por supuesto Cataluña sigue siendo una comunidad española quiera Rovira, Montilla, Más y todos sus secuaces que así no sea. Eso es lo que deberían de haber hecho, y seguramente los humos nacionalistas de este cordobés conocido como Montilla, se hubiesen apagado cuan cerilla cuando se le sopla. Este sí que es un desertor de su tierra, ya que es andaluz como el Guadalquivir y repudia a la tierra que le vio nacer y crecer en nombre de una tierra que le ha quitado el hambre y los piojos, pero que ha llegado a gobernar de una manera estrepitosa y que casi ha llevado a la bancarrota. Por eso, la próxima vez que haya una conferencia en la que vaya a asistir este Montilla, les pido a los organizadores que le cobren de su bolsillo el pinganillo y el traductor, para que sepa que todas sus tonterías no les van a salir gratis. Pero qué le vamos a hacer, de aquellos polvos ahora estos lodos. Es solo un pinganillo, pero demuestra hasta donde estos nacionalistas cerrados han llevado sus exigencias y como el que se las ha concedió ha tenido que sucumbir ante ellos por unos miserables votos para seguir gobernando una nación. Es de vergüenza, pero es lo que tenemos. Ahora es el pinganillo, pero más adelante serán otras cosas quizás más importantes y el problema es que nadie le va a poner remedio. Porca miseria. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo.

Compártelo:

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share