sábado, 23 de abril de 2011

Tengo unas preguntillas para el Papa

Su Santidad Benedicto XVI es un Papa de su tiempo. Un tipo singular que hace cosas que dentro del seno de la Iglesia Católica no estarán bien vistas, como puede ser el caso que nos ocupa. Paro claro todo tiene sus matices, porque se pueden hacer ciertas cosas pero sin que perjudique la imagen de esta institución con más de 2.000 años de historia.
La última ocurrencia de su Santidad, es responder a 6 preguntas mandadas por los fieles católicos elegidas entre miles de preguntas llegadas al Vaticano. Claro el matiz viene ahora, y es que seguro que esas 6 cuestiones habrán pasado por filtros y filtros antes de que el Papa las responda, y seguro también que su Santidad responderá a ellas después de que sus asesores le hayan escrito las respuestas y todo lo que tiene que decir. Es decir, que responde en directo pero las preguntas que sus secuaces han elegido. Vaya mierda.
Las preguntas van desde la fe, el alma y si los cristianos aguantan todavía en la fe cristiana, pero nada de responder a otras cuestionas más peliagudas que están de actualidad y que ellos desde la Santa Sede intentan tapar y acallar. Temas como la pederastia de párrocos, el mangoneo, sobre si la mujer puede hacerse sacerdote, el uso del increíble patrimonio que poseen, el cobrar por entrar a la casa de dios como si fuera una discoteca, etcétera, las retiran o simplemente se las pasan por el arco del triunfo para no comprometer al Papa ni a la institución en temas peliagudos. ¿Y qué es eso de responder a cartas?, pues otra estratagema de la Santa Sede para evitar situaciones incomodas para el viejo Papa, porque otro motivo no hay para hacer este ridículo programa para intentar lavar la cara de esta institución que cada día que pasa tiene menos fieles, mas chupópteros y más pederastas, con lo que su imagen se está degradando por momentos.
Lo suyo hubiese sido hacerlo en el formato español, en donde 100 personas le preguntan en directo y sin contemplaciones a las personas que van a responder sin censurar y sin quitar ni una coma, porque eso es realmente el quid de la cuestión, responder a las preguntas disparadas para ver la reacción de los cargos, y no esta payasada que se han montado en la Santa Sede, porque así lo único que consiguen es que la gente piense que tienen más cosas que ocultar y muchas cosas que pondrían a su Santidad en un aprieto de difícil recuperación en el caso de que alguna pregunta fuera complicada.
Por eso yo tengo un par de preguntas para el Papa. A saber: ¿Qué piensan hacer con los pederastas que tienen dentro del seno de la Iglesia?, en caso de que fuera necesario, ¿venderían parte del patrimonio eclesiástico para ayudar a los más necesitados en cualquier parte del mundo para evitar hambrunas?. Venga su Santidad responda. Lo malo de estas preguntas es que nunca llegarán a su Santidad y menos a que éste tipo las responda, porque seguramente no sabría que responder, porque sólo hace falta ver las noticias para darse cuenta de que él y sus secuaces hacen lo que quieren y les importa tres cojones que haya hambre, que los niños mueran de hambre, que haya guerras, etcétera ya que el patrimonio que tienen es para que ellos sigan viviendo de puta madre y sin problemas, y que cada vez que tienen ocasión mostrar al mundo los ricos y poderosos que son. Por eso me surge la última pregunta, ¿por qué tienen que existir instituciones de este tipo?. Vaya con el Papa respondón, que lo hace sólo de lo que le interesa. Vaya mierda. “Laus deo”. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo.

Compártelo:

Bookmark and Share

2 comentarios:

  1. Cuanta razon llevas amigo. A esas cuestiones que planteas y muchas mas no ha querido responder el papa porque son comprometedoras o no les interesa airearlas. Lo único que consiguen con esa actitud es aumentar el secretismo.

    ResponderEliminar
  2. La Iglesia Católica es una empresa y la Fe su producto estrella. El problema es toda la gente simpatizante con esta empresa que no tiene ni un ápice de sentido crítico y que le otorga el poder e influencia del que goza en nuestras sociedades.Si la misma gente que apoya esta empresa la criticara con la misma fuerza que reza no se si podría continuar tal y como la conocemos.Hipocresía vergonzosa y descomunal de la Iglesia y de los que la siguen a ciegas.

    El Papa para mi es como el payaso de "McDonals".Ni más ni menos.Una simple y ridícula mascota.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share