viernes, 11 de septiembre de 2009

En pijolandia, también hay kale borroka

Lo de Pozuelo ha sido un espectáculo lamentable por varios motivos. Uno de ellos es que el alcalde haya promovido un botellón en el municipio, otro motivo es que estos jóvenes hayan atacado de esa manera a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, y otro motivo y quizás el más lamentable, es que los padres de estos chavales, aún viendo las imágenes, digan que sus hijos son inocentes y que no estaban allí en el momento de los hechos, entonces, ¿estaban durmiendo en casa con papi y mami? La poca vergüenza llega ya a extremos que dan risa. Los resultados de este botellón no pueden ser más lamentables y bochornosos: 20 detenidos de los cuales 7 son menores, 10 policías heridos, 3 de ellos graves, varios coches patrulla destrozados, mobiliario urbano hecho una pena, y un intento de asalto a la comisaría de policía de dicha localidad, ¿y que esperaban los papas que hiciera la policía, tocarse los huevos mientras esta panda de niños bien y consentidos hacen lo que salga la polla?. La actuación de la policía fue la que tuvo que ser, CONTUNDENTE Y EFECTIVA, y si se cebaron con ellos (me refiero a los pijos energúmenos) pues que se hubiesen estado quietecitos, porque además, lo grabaron todo con el móvil y lo subieron a internet para disfrute de toda la sociedad. Que esto suceda en otro lugar, también es discutible, pero que suceda en el municipio más rico de España, donde se supone que los nenes van a buenos colegios, los papas tienen un educación exquisita, y todos esos rollos, demuestra dos cosas: 1ª, que a lo mejor dejan mucho que desear y 2ª que son todos un tajo de analfabetos burros pero con pasta. En el País Vasco por desgracia esto suele pasar todos los días y casi nadie pone el grito en el cielo, la policía actúa con contundencia y los felicitan, detenienen a estos malvados y la peña se felicita, ¿por qué no pasa igual en Pozuelo?¿cuál es la diferencia entre unos y otros? Porque las fechorías a fin de cuentas son las mismas, destrozar todo lo que pillan a su paso y si pueden más pues mejor. Menos mal que tenemos una justicia que aplica la ley con contundencia, y los dos días estos 20 pajarracos salieron en libertad con cargos, porque seguramente papa conoce a alguien en tal sitio, que éste a su vez conoce a alguien en tal lado y al final salen tranquilamente por la puerta como si nada hubiese pasado. A parte, el juez les ha puesto una pequeña condena que les prohíbe salir de casa a partir de las 22H, es decir, el juez ha tenido que hacer lo que deberían de haber hecho los padres pijoteros, o en su defecto, los magníficos educadores que tendrán toda esta panda de burros asalvajaos y pijoteros. ¿Qué esperamos de toda esta violencia barata? Nada, porque la inmunidad cada vez es más clara y cada uno puede hacer lo que le salga los huevos, porque ya ni la policía tiene autoridad para hacer su trabajo, porque si intenta disolver esta clase de actos, todos los políticos cantamañanas y sinvergüenzas ponen el grito en el cielo, y por supuesto los jueces le dan la razón a los chavales, y si ya son menores de edad, pues apaga y vámonos, y que suceda otra vez otro acto vandálico de este tipo, pues que la policía se quede montada en la furgoneta oyendo la radio y partiéndose el culo con lo que los políticos van soltando sobre este fenómeno. Damos gracias a dios, porque entre tanta revuelta hay un personaje que tiene los pies en el suelo, y ha soltado una perla que se debería de estudiar con profundidad: “SI A ESAS HORAS LOS CHAVALES ESTUVIERAN REZANDO EL ROSARIO, NO HUBIESE PASADO NADA DE ESO”, increíble, pero a lo mejor lo más chungo es que puede llevar razón y todo, y esta ocurrencia es de nuestro amiguete Monseñor Camino. Pero la verdadera ocurrencia sería que los papas pijos, pagaran toda la cuenta de los destrozos que han provocado sus pequeños orangutanes, pagar las bajas de los policías heridos, y todo el mobiliario urbano destrozado, y por supuesto meterlos en casa sin salir durante 2 años a tomarse un cubalibre, entonces las cosas cambiarían y todos estos imbéciles de padres, y de mojigatos, se callarían de verdad y pondrían a sus orangutanes la autoridad que han perdido, pero que tenemos que pagar todos, ya que todos esos destrozos me toca pagarlos a mí de mis impuestos. ¿Por qué?¿qué hecho yo para merecer esto?. Pues eso, que me lo expliquen. Bueno, así que os espero, para que me comentéis en profundidad, lo que pensáis o queráis a blogeros como yo. Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentalo, y dime que te parece

Compártelo con quien quieras

Bookmark and Share